Las nuevas generaciones buscan líderes y empresas con sentido social e inclusivas

Las nuevas generaciones buscan líderes y empresas con sentido social e inclusivas

 

Un estudio de la firma Hays asegura que el 27 % de los jóvenes en Colombia quieren formar parte de empresas que abanderen causas con alto impacto social, asimismo, señala que a la hora de inclinarse por un trabajo analizan si la organización cuenta con asuntos de Responsabilidad Social Empresarial, además el informe detalla que el 25 % de los encuestados renunció a su trabajo por descontento con la filosofía corporativa. 

La tendencia es global y sólida, incluso, otro informe de Fast Company, explica que la sustentabilidad corporativa es una prioridad y que la mayoría de los Millennials aceptarían recibir menos sueldo con el fin de tener un empleo en una organización socialmente responsable (40% asegura que ya lo hizo de esta manera).  

Teniendo en cuenta esta realidad, es importante que las Empresas de Servicios Temporales (EST), trabajen en impactar de manera positiva y social, sobre todo en un aspecto que les compete de manera directa: contribuir en la contratación diversa e inclusiva, lo que cierra brechas culturales, de género y edad, entre otras, abriendo más oportunidades para los trabajadores que componen la fuerza laboral en Colombia.  

Staffing ha venido implementando procesos de selección para lograr aumentar la contratación de colaboradores y trabajadores en misión, analizando qué prácticas pueden considerarse excluyentes para eliminarlas y concentrarse más en el conocimiento técnico y las habilidades necesarias para un cumplimiento exitoso de un rol requerido. 

Los hechos y las cifras van sustentando este proceso, ya que Staffing en temas de inclusión laboral logró entre sus resultados una paridad de género, debido a que el 50% de las personas contratadas a través de Staffing son mujeres, así como el 78% del personal de la planta es femenino, a ello se añade que ha velado por el crecimiento del mercado laboral juvenil, logrando contratar más de 2.500 jóvenes en lo que va corrido del año. 

Este tipo de acciones van más allá de un compromiso social, ya que trae beneficios concretos para las organizaciones, un estudio de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) asevera que las empresas con políticas inclusivas pueden alcanzar un incremento de la rentabilidad y la productividad del 62%, eso les permite mejorar su capacidad para atraer y retener talento hasta en un 59,7%; así como una mejor creatividad e innovación en un 59%.  

El Foro Económico Mundial, también ha dado luces sobre los resultados que se logran con la reducción de las brechas de género, por ejemplo, se desarrolla un mayor estímulo al crecimiento: “Dado que las mujeres aportan nuevas aptitudes al trabajo, las ventajas en materia de productividad y crecimiento derivadas de una mayor participación femenina en la fuerza de trabajo (mediante la reducción de las barreras que frenan la incorporación de la mujer en el trabajo) son mayores de lo que se había pensado. De hecho, cerrar la brecha de género podría incrementar el PIB de un país en 35%, en promedio”.  

Aunque suene complejo, esto también llevaría a lograr mayores ingresos para los hombres, ya que con resultados que se alcanzan, se puede deducir que los salarios de los hombres también aumentarán como consecuencia de una mayor inclusión de la mujer en la fuerza laboral, gracias a la mejora de la productividad, por lo que “deberían ser un argumento a favor de la eliminación de las barreras que impiden que las mujeres accedan a buenos trabajos”. 

Para finalizar, no hay que olvidar que también se debe evitar, a toda costa, la discriminación laboral por orientación sexual, donde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha advertido que “la discriminación y el abuso basados en la orientación sexual o la identidad y la expresión de género sucede en todas las etapas del ciclo de empleo: reclutamiento, contratación, entrenamiento, compensación y terminación”. 

Para abordar esa problemática, es importante seguir trabajando en procesos claros que van desde la selección de personal hasta la implementación de políticas claras para abolir ese tipo de exclusión, hay propuestas concretas en el ámbito internacional que deben ser analizadas como no preguntar el sexo en los formularios de solicitud de empleo.   

Panorama del mercado laboral colombiano: la esperanza de la recuperación

Panorama del mercado laboral colombiano: la esperanza de la recuperación

 

Es apenas de esperarse que el empleo en Colombia no se haya repuesto totalmente del golpe que significó la pandemia y las cuarentenas estrictas; lo positivo es que poco a poco, a pesar de las coyunturas volátiles, las cifras muestran signos de mejora, pero hay que poner todas las herramientas que aportan -de alguna manera- a dinamizar el trabajo en favor de los ciudadanos.

Uno de esos datos esperanzadores revela que, en julio, se recuperaron más de 1,6 millones de empleos y 344.000 personas consiguieron un puesto laboral, lo que significó que la tasa de desempleo en Colombia quedó en 11 %.

 

De igual manera, el gobierno a través de la ministra del trabajo, Gloria Inés Ramírez, dialogó con el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), Bruce Mac Master y el vicepresidente Alberto Echavarría, a quienes les comentó que existe una disposición para trabajar desde la cartera laboral en acuerdos e iniciativas que permitan la generación de empleo digno y decente, dos términos que son claves para el contexto colombiano.

 

Precisamente, las Empresas de Servicios Temporales (EST) como Staffing, han sido compañías que a través de sus servicios velan por el empleo digno y decente, es decir, forman parte de esas herramientas con las que cuenta la sociedad, las empresas y el mismo Gobierno para seguir potenciando las cifras de empleo para llegar a porcentajes aún más positivos.

Por ejemplo, las EST mueven un mercado que aportará 600 mil empleos para final de 2022, además se pagan salarios por 6 billones de pesos y otros 1.3 billones en prestaciones sociales, donde el tamaño total del mercado es de 10 billones de pesos, de allí se desprenden pagos de IVA por 200 mil millones de pesos.

 

Acá vale pena recalcar que los empleados en misión cuentan con un trabajo legal, donde están cobijados con todos los beneficios que la ley les otorga, logrando que tengan acceso a un trabajo digno y decente. Asimismo, entre los resultados que quedan en Staffing se presenta que el 67 % de los trabajadores logran vincularse directamente con las empresas para las que laboraron y de los 600.000 empleos que se generarán para final de año, la organización aporta 8.000, con lo que se proyecta a cierre de 2022 contar con más de 10.000 colaboradores en misión.

De igual manera, uno de los desafíos más grandes que como país se ha tenido que afrontar es que los jóvenes tengan oportunidades laborales, por lo que las EST y el sector han puesto en marcha estrategias para detectar el talento humano que si bien no cuenta con una experiencia muy amplía, si maneja ciertas habilidades blandas y de liderazgo, con las que pueden ocupar vacantes dentro de las compañías para beneficiarlas, haciendo que los jóvenes empiecen a sumar experiencia para sus hojas de vida.

 

Staffing, cuenta con más de 2.000 opciones laborales importantes a nivel nacional. Los candidatos pueden ajustar sus competencias al perfil del cargo requerido, lo que les permite aplicar a diferentes alternativas laborales en organizaciones donde puedan desarrollar mejor sus conocimientos y competencias, lo que les da la posibilidad de seguir creciendo en su vida profesional en importantes empresas nacionales y multinacionales en los diferentes sectores de la economía.  

Sintonizados con los temas de inclusión laboral, también se ha desarrollado una destacada labor, ya que la organización alcanzó una paridad de género, debido a que el 50 % de las personas contratadas a través de Staffing son mujeres, así como el 78 % del personal de la planta es femenino. Otro frente de inclusión que se presenta es el del mercado laboral juvenil, ya que han sido contratados más de 2.500 jóvenes en lo que va corrido del año.

¿Realmente el talento laboral se adaptó a los cambios del modelo de liderazgo?

¿Realmente el talento laboral se adaptó a los cambios del modelo de liderazgo?

 

El mundo de hoy vive múltiples crisis y contextos de volatilidad, los cuales hacen que se requieran líderes, más que nunca, pero -como todo en la vida- se necesita de un liderazgo diferente, ya no puede ser del mismo molde del siglo pasado. El mundo vive grandes contingencias que requieren de atención de personas que puedan gestionar los cambios para combatirlas como la crisis climática, la desigualdad y hasta la violencia generada por diferentes motivos. La pregunta es ¿realmente el talento laboral se adaptó a los cambios del modelo de liderazgo?

No hay duda de que los cambios en modelos de liderazgo son una tendencia que se perfila como clave en el mundo laboral, allí habrá una imposición paulatina de formas de administrar equipos y liderazgos de manera remota. Las previsibles reestructuraciones de los modelos de liderazgo organizacionales potenciarán en sus trabajadores la creatividad, así como también el conocimiento de habilidades que incluyan la gestión de herramientas virtuales de trabajo, como lo son por ejemplo las aplicaciones de seguimiento y colaboración de tareas, soluciones de almacenamiento de información en la nube, salas de reuniones virtuales, correos electrónicos y calendarios.

De esta manera, es importante tener en cuenta todos los procesos que lleven a la consolidación de líderes, por ejemplo, el Foro Económico Mundial habla de tres claves, sobre todo, aspectos que deben ser potenciados en jóvenes:

  • Cultivar la equidad, la inclusión y el sentido de pertenencia, para promover el liderazgo, potenciando la capacidad en la toma de decisiones.
  • Ganar resiliencia e inspiración a través de pares. Es decir, gran parte de los desafíos que afronta el mundo exigen acciones y respuestas coordinadas, para esto es necesario una base cohesionada que requiere “persistencia y valor para afrontar los inevitables errores y seguir adelante”. Allí, el FEM, asegura que se ha detectado gran valor en los “círculos de liderazgo”, grupos de 5 a 6 líderes que se reúnen regularmente para asesorarse mutuamente sobre sus aproximaciones a las barreras, procesar su aprendizaje y mantener la esperanza colectiva.
  • Acoger la curiosidad, la humildad y la incomodidad. Cuando se reúnen líderes que, al debatir sobre temas y surgen diferencias, se encuentran frente a facilitadores que les recuerdan sobre explorar las “cuestiones difíciles” de la identidad y aprender unos de otros. Los líderes que se necesitan ahora deberán manejar métodos de comunicación no violenta, además tendrán la capacidad de evitar juzgar y serán un modelo de humildad.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, las mejores ideas de liderazgo suelen surgir de los momentos de incomodidad: “Cuando los líderes asumen una curiosidad compasiva y reconocen con humildad las limitaciones de sus propias experiencias, establecen el tono para un diálogo genuino y mejores resultados”.

Por otro lado, al hablar sobre liderazgo femenino es evidente que hay capacidades en ellas que aún no se aprovechan por completo, por eso otro de los grandes retos es cerrar la brecha de género en el mundo laboral, donde el liderazgo femenino también se ha visto afectado. En una encuesta a mujeres líderes empresariales de América Latina y el Caribe se reveló que varias creían que existe cierta paridad entre hombres y mujeres en sus equipos de trabajo, aunque aceptan que es algo reciente, la cifras no son tan contundentes, apenas el 14% de las firmas de América Latina y el Caribe (ALC) pertenece a mujeres y apenas el 15% de los cargos directivos están ocupados por ellas.

Las Empresas de Servicios Temporales tenemos la capacidad de contribuir para que las organizaciones se alineen en la consecución y retención de los líderes empresariales y sociales. Por ejemplo, desde Staffing, hemos reducido la brecha de género y tenemos personal capacitado para asesorar a las compañías, tanto hombres como mujeres, dando pasos en el objetivo de reducir esta problemática que tanto le ha costado a la sociedad y que -en muchas ocasiones- no les permite a ellas tener un trabajo digno.

Ahora bien, la respuesta al interrogante inicial sobre la adaptación a los cambios en los modelos de liderazgo, tiene matices. Si bien se ha avanzado, la verdad es que hay mucho por hacer aún. Hay una necesidad de potenciar habilidades que lleven a la generación de líderes con capacidades de llegar a los colaboradores y a sus comunidades laborales a cumplir con los objetivos que una organización se propone. Un análisis de la consultora McKinsey, demuestra que la demanda de las habilidades transversales, que las personas desarrollan paralelamente a sus estudios y están relacionadas con la inteligencia emocional, aumentará en un 30% para el año 2030.